Los seminarios de 4mar no son lo que parecen …

Pero genera un exceso de responsabilidad, pasando a la culpabilidad. De esta manera ellos no son responsables de lo que te suceda, sino tú (aunque vayas a ciegas y ellos usen un método medido y estudiado para manipularte). Finalizan el proceso poniendo especial atención a los logros, olvidando así las humillaciones, elevándote a un estado de euforia donde resulta complicado tomar decisiones claras. Utilizan el vínculo que se establece con el grupo como medio de presión, ya que compartes intimidades y se establece una relación especial con los miembros. A pesar de que muchos de los miembros se sienten satisfechos con el resultado, no son profesionales los que manejan estas técnicas, son grandes desconocedores de los entresijos del ser humano, su formación es vaga y superficial y existe un riesgo elevadísimo que personas que formen parte del proceso salgan profundamente dañadas y necesiten posteriormente los servicios de un profesional.

Ya sabemos que este país tiene un sistema judicial con muchas grietas, y es por ello que este tipo de talleres están totalmente prohibidos y regulados en otros países, pero aquí todo cabe (lo vemos con los desahucios, los robos, estafas, violaciones…). Si lo sumamos con la crisis de valores y económica que atraviesa el país, podemos comprender como este  tipo de negocios crecen y se enriquecen a costa de las necesidades de otros. Y se expanden en hospitales, centros educativos…. Es un peligro y hemos de denunciarlo.

Mi experiencia en el curso de 4Mar

El curso se lleva a cabo en un salón de un hotel o en un lugar alquilado (nunca propiedad del curso). Al entrar al salón, el clima es frío, se observan dos rotafolios y el estrado en desnivel (para dar la percepción del poder del coach).

El primer día se realizan actividades que llegan a parecer tontas, sin muchas emociones (pero que son claves en el proceso de “lavado de cerebro»). Se reúnen en grupos con un participante del staff como jefe. A partir del segundo día comienzan poco a poco las actividades con fines coercitivos. Antes de la hora de entrada se pone la música de odisea en el espacio, en la cual todos los participantes tienen que estar sentados antes de que esta termine.

Los que llegan tarde, sufren los ataques del coach, es común que le grite: «¡llegas tarde hoy, llegas tarde siempre en tu vida!», y con esas acciones dañas y hieres a todos tus seres queridos ¿quién paga el precio de tus irresponsabilidades, tu familia  tus hijos? . Y los gritos continúan hasta que el participante rompe en llanto. El objetivo, es que con «juegos» y «dinámicas», los participantes sientan la necesidad de pertenecer al curso, y cambien las creencias que tenían por las nuevas que propone 4mar. Todo esta perfectamente medido. La filosofía de 4mar, en realidad no tiene mucha profundidad, pero se basa en el “aquí y ahora” en no utilizar la razón, sino sacar todo lo que tiene uno adentro. También proponen una causalidad radical y culpabilizante. Para 4mar, si una persona te asaltó, tú lo generaste, y por lo tanto eres responsable de que te hayan cometido este crimen.