Perdí a mi hijo en una relación sectaria

Diversos especialistas en sectas consideran que las relaciones sectarias (de una persona sobre otra) siguen las mismas técnicas de control mental que las sectas destructivas. Y lo que es desconcertante es que una persona bajo control mental puede pasar tiempo lejos de la persona que le controla, incluso trabajar lejos de ella, y aún así ser incapaces de pensar y actuar de modo autonómo.

Era inimaginable pensar que esto es lo que le podía estar pasando a mi hijo. Pero después de meses de profundizar en este ámbito tan complejo y hablando con otros especialistas en sectas, empezamos a sospechar que él estaba probablemente en una relación sectaria. El engaño, la mentira y la distorsión de su pasado, el secreto y el aislamiento, los cambios en su apariencia, la huida de la familia y los amigos, y su negativa a responder a las cartas o llamadas telefónicas, así como su necesidad de comunicarle todo a ella, son factores clave de participación sectaria.

“¿Y cómo consiguió controlar la mente de mi hijo?“

¿Mediante el uso de la culpa, el miedo, la humillación, la recompensa y el castigo o lo que sea, esta chica podría haber manipulado psicológicamente a mi hijo a creer que su pasado era malo para él y su buen presente para él? ¿Pudo controlar la identidad de mi hijo a través del aislamiento, la exigencia de mantener el secreto y el empleo del engaño?.

Por extraño que parezca, me parece que ella tomó control de la mente de mi hijo.