El centro de rehabilitación funcionaba como una secta

El tiempo que trabajé en dicha radio como auxiliar contable, me pude dar cuenta de los movimientos raros a nivel de dinero que tenían, nosotros no veíamos en sí lo que era el dinero pero manejábamos la facturación y hablo en plural porque en la misma área trabajé con mas chicas, que no eran del centro, sino contratadas y ellas me veían fatal todos los días, eran testigos de lo que estábamos pasando.

Ellos dicen que ayudan a las personas de África pero no se hasta que punto ya que jamás vimos ni transferencia ni nada para alguien de África.

Mi madre en la centralita le tocaba pasar llamadas de gente que había sido estafada económicamente por esta secta, y cuando mi madre pasaba las llamadas a los jefes del área contable, le exigían a mi madre que mintiera y les dijera que nos estaban!!! O sea, estafaban a la gente y no querían asumir sus errores!!!.

Sin contar las veces que nos decían que tenían que maquillar las cuentas porque de un momento a otro caía alguna inspección y a ellos se les caería el pelo sino maquillaban las cuentas.

Un día llamó mi amigo para saber como estábamos, y mi madre desde la centralita me pasa la llamada y cuando el responsable o sea el “jefe de familia” donde estábamos, me pilló hablando me montó un escándalo, me gritó me dijo que que hacía yo hablando por teléfono con quien hablaba etc etc, a lo cual le respondí en el mismo tono con el que me estaba gritando, le dije que yo tenía derecho a hablar con quien me dé la gana que ya era mayor para decidir que hacer y que no hacer, le dije que el no era mi padre para gritarme así.