El control férreo de los adeptos en TVIND

Cuando Dagens Nyheter está en la casa entrevistando a los jóvenes, tienen muchas preguntas sobre Amdi Petersen y el Grupo de Profesores, de los cuales sólo han oído hablar, pese al hecho de que trabajan para ellos.

Y allí aparece de repente Else-Marie Pedersen. Monta en cólera cuando descubre a un periodista dentro de la casa de U.F.F. en Rinkeby.

-¡Pero si esto es allanamiento de morada!, grita.

-¡Fuera de aquí!

Entonces comienza a llamar frenéticamente por el teléfono móvil y a revolver papeles por la casa. Parece que está guardando documentos.

Al cabo de un momento  sale uno de los jóvenes, es un chico alemán. Se marcha.

-Ella dice que los periodistas son demonios, no deberíamos hablar con ellos. Nosotros sólo somos unos pobres jóvenes que llegamos a tener problemas. La situación aquí es muy incómoda, añade y se sube al autobús.

Un ático exclusivo en el que vive un danés discreto. Tiene vecinos como la Julia Roberts y Robert de Niro. Al señor Petersen no se le ha fotografiado desde hace veinte años. Parece prácticamente como si no existiera. No obstante, es él, Mogens Amdi Petersen, quien tiene todo el poder sobre los diez jóvenes en la casa deteriorada de Rinkeby.