Perdí a mi hijo en una relación sectaria

“Cambios en la personalidad y el comportamiento inusual”

Entonces empezamos a notar otros cambios en su personalidad y en su comportamiento. Se volvió muy crítico, su pensamiento pasó a ser blanco / negro y su gran sentido del humor era casi inexistente. Mi hijo, que había sido un chico cariñoso y amable, se distanciaba cada vez más de nosotros. Él y su novia pasaban horas en su dormitorio para realizar lo que llamaban «estudios bíblicos».

La chica empezó a referirse a citas selectivas de la Biblia, fuera de contexto, como por ejemplo Corintios 1, 7:09 «… es mejor casarse que estarse quemando.» También dijo que cuando se casaran, nunca sería capaz ver a mi hijo sin que ella estuviera presente y si tenía algo que decirle también se lo tendría que decir a ella. «Vamos a ser una sola carne», dijo. Mi hijo se hizo eco de sus palabras.

Su aspecto físico también cambió y sus ojos parecían inexpresivos. En cuestión de semanas, mi querido hijo se había convertido en un extraño sin atenciones ni compasión hacia aquellos que una vez quiso.

“Corte con los familiares y amigos”

Ellos se comprometieron y él repentinamente se fue de casa. Desconsolada, sabía que estaba perdiendo rápidamente mi hijo. Parecía estar retirándose cada vez más, su comportamiento era inquietantemente inusual, incluso bastante extraña. Se negaba a venir a nuestra casa y si íbamos a la suya nos cerraba la puerta en las narices alegando que estábamos «invadiendo su privacidad.» Él dejó de contestar el teléfono y si lo veíamos en la calle, escapaba.