Mi experiencia con un charlatán

Sesión tras sesión se va ganando tu confianza. Con la charla consciente te propone un modo de vida sensato y coherente: “Tienes que tener un buen trabajo estable, lo que realmente quieres es casarte y formar una familia, no fumes, no te drogues, no comas carne pero no hace falta que seas un estricto vegetariano, sé cuidadoso con tus cosas, mantén siempre limpio tu cuarto, no digas palabras malsonantes que tienen una vibración negativa y te hacen daño, aléjate de las personas que te hagan daño, tu estás por encima de quienes no siguen tu mismo camino de vida porque de camino sólo hay uno, de verdad solo hay una, no te fíes de quien relativiza, de quien dice que se puede llegar a la verdad de varias maneras, no te fíes de quien hipnotice, es algo muy peligroso…”  Todo esto él lo dice en su conversación.  Te dice cosas normales: “El amor es respeto, es aceptación del otro, es estar de su lado. No es discutir, es estar de acuerdo con todo, eso es el amor verdadero, lo demás es capricho, enamoramiento. Lo que buscamos las personas en nuestra pareja es un padre o madre, el que no tuvimos en nuestra infancia. Queremos un amigo/a y un amante pero lo que más necesitamos es el padre o madre, ese es el papel que debes hacer con tu pareja y es el que él debe hacer contigo. El amor es ponerse en la piel del otro, saber qué le puede doler, y qué le da felicidad. El hacer el amor con tu pareja ha de ser calmado, las parejas que se aman a zarandazos, con gritos o con grandes efusiones no tienen amor verdadero”.

A aquellas personas que tengan resentimiento contra su madre (por ejemplo por haberse divorciado y vuelto a casar) magnificará el hecho, en vez de reconciliarlo, y conseguirá que la persona acabe despreciando a su madre. Te consigue hacer creer que con la “terapia” serás más inteligente que los demás, “escogido”. Te recomienda algún libro de autoayuda de los que en general habla fatal; te recomienda películas. Y cada vez tu estás más absorbido, lo que te recomienda es “divino”. Tendríais que ver con qué devoción he ido al cine con mi pareja y sus amigos y al terminar la película encontrarle todo un crecimiento personal a esa película que nos ha recomendado el Joan, él que está tan evolucionado, él que tiene tan buena antena; ahora siento el ridículo…

“El resto del mundo, excepto vosotros afortunados, no tienen ni idea, juegan a juegos dolorosos entre ellos, a mentirse mutuamente y a ellos mismos, a hacerse daño, con el rencor, la envidia, la ambición,… tu te estás liberando de todo eso y llegarás a la felicidad. Los demás no te entenderán, tranquilo, es normal, ellos son ignorantes y tu estás por encima de ellos, no te comprenden, de hecho te envidian”.