Mi experiencia con un charlatán

He estado a punto de caer en una secta. Mi pareja me convenció de que era lo mejor que podía hacer en la vida, pocas veces he encontrado alguien tan convencido de algo y que hablara tantas maravillas del “terapeuta”. Me costó decidirme, vale 100€ cada sesión y has de ir una vez a la semana. La primera sesión es muy profesional, te abre una ficha super-completa con todo tu historial, como cualquier psicólogo serio. El tratamiento puede ser masaje, homeopatía y regresiones. A mí en la primera sesión me hizo un masaje para desbloquear emociones retenidas y miedos no expresados, y tal. Nunca me dio homeopatía.

Una vez ya en una sesión de consulta habitual tuve que escucharme cosas como: “Tu pareces una buena persona, simpática y cariñosa, pero realmente eres una bomba destructiva. Eres el tipo de persona que se ha de mantener alejada pues entras con facilidad y las personas se abren a ti, pero una vez estas cerca de su corazón eres como un cuchillo y no haces más que daño a las personas sensibles”. “No se puede tener los estudios que tu tienes y ser buena persona, es incompatible; no se puede tener empleados y caminar por un camino espiritual”.

Una persona normal, sana y segura de sí misma no se deja decir eso, se levanta de la sala del supuesto “terapeuta” y no vuelve. Una persona débil o que está pasando un mal momento, o con la autoestima baja, o alguien a quien su pareja le ha convencido de que “este terapeuta es la más bella persona que he conocido, una persona buena, buena de verdad” junto con un poco de curiosidad y con las ganas de conocer más y con la promesa de “limpiar” ahora y no volver a sufrir en la vida, hicieron que continuara.  Yo me reboté con alguno de los insultos y su respuesta fue: “eres una persona muy discutidora, buscas el conflicto, eso es malo, has de aprender a escuchar más y hablar menos”.

La “”terapia”” consiste en una hora de charla, en la cual te va diciendo cosas como las que os he comentado, junto con “la gente que hace esta “terapia” conocen más como funciona todo, se vuelven más listos, conocen más, son más despiertos, más felices, son personas más evolucionadas, más elevadas, están en el nivel II, mientras que tu aún estás en la planta baja”. Tras esta charla te pone en regresión. Esto consiste en alcanzar un estado de máxima relajación, tumbado en una camilla, a oscuras, oyendo sus palabras de relajación. Tras esto te va dirigiendo el cerebro para frenar tus ondas cerebrales (de 14 MHz que es el estado normal de funcionamiento cerebral hasta 4Mhz que es el estado en el que estas a punto de dormirte). Es probable que te duermas, entonces estas “hipnotizado”, con los riesgos que esto conlleva.  Incluso sin llegar a la hipnosis, estas en un estado muy vulnerable. Te hace imaginar situaciones diversas: “imagina una pirámide, y entras, hay una habitación, dime qué ves… Otras veces es más duro: imagina que estas enmedio del mar en un bote pequeño, el bote se empieza a hundir…   Imagina cuando estabas en tu anterior trabajo, aquél jefe cabrón, entra en tu despacho, qué te dice? Cómo te sientes? (Aquí empecé a resoplar, una ansiedad brutal se apoderó de mi, súper fuerte)…  Imagina un ataúd, abrelo, métete dentro, ahora se empieza a mover, oyes un sollozo, mira quien está llorando, suéltate, no reprimas tu llanto, estás triste, abandónate, lo estás haciendo muy bien… “.