Mi pareja se perdió en una «terapia de reequilibrio corporal»

En cierto momento me dijo que en absoluto queria tener conmigo relacciones sexuales, ya que le hacian sentirse «indigna», algo muy sorprendente porque éramos una pareja muy activa y apasionada sexualmente.

En casos de discusiones conmigo -que en los últimos meses eran frecuentísimas- a veces llamaba por telefono a su terapeuta para consultar, o me obligaba a escribir en papel mis propuestas o argumentos, papel , que por lo que supe, iba a ser visto y analizado por su terapeuta.

A veces decía con una voz extraña y que no era su forma de hablar, consignas como «yo solo puedo cuidar de mi propia salud». También empezó a hacer unas meditaciones cronometradas, como de 20 minutos (ponía el despertador para medir el tiempo) de las cuales salía como «colocada», por decirlo de algún modo.

Con todo ésto y algunas cosas más, la relación se hizo mas que imposible, pues estaba cada vez más dedicada a estas prácticas y su comportamiento era cada vez más como el de una iluminada que no atiende a razones.