Estuve en una secta política

Me sentí tan estúpida. ¿Cómo me pudo pasar ésto a mí? Las personas se unen a sectas porque piensan que han encontrado algo increíble, pero estas organizaciones son un medio para controlar, a menudo con fines de lucro o sexual, pero a veces simplemente por el poder, por lo que el líder o gurú, muchos de los cuales tienen un trastorno de la personalidad, terminan por tener un control total sobre sus seguidores.

He reconstruido la confianza en mi misma a través de escribir sobre mi experiencia y conocer otras sectas, empecé a escribir mi libro Inside Out, pero sufrí de estrés postraumático durante años y experimenté nuevamente vivencias muy traumáticas mientras lo escribía. La experiencia tuvo un grave impacto en mi capacidad para formar relaciones – Me pareció muy difícil el poder conocer a alguien. Estoy con alguien ahora, pero vivimos por separado.

Regresé al Reino Unido hace siete años por motivos familiares y con un doctorado de la Universidad de Minnesota, pasé a trabajar como profesora asociada de psicología social en la Universidad de Birkbeck en Londres. Incluyo a las sectas y el lavado de cerebro en mis clases, y mis hijos – uno en los EE.UU., otro en el Reino Unido – me apoyan.

Afortunadamente, eran jóvenes cuando nos fuimos, y yo no creo que estén marcadas por su experiencia de la O. Ted salió un año después de que yo abandonara, con mi ayuda, y ahora trabaja en la banca. Él se ha vuelto a casar y ahora es un hombre de familia conservadora; mantenemos la amistad.

En mi opinión, los padres deben alertar a sus hijos a los peligros planteados por las sectas, y las universidades necesitan saber las sectas reclutan en el campus. Los estudiantes necesitan tener cuidado con cualquier grupo con una estructura cerrada y un líder carismático que intenta hacerse amigo de ellos. O de cualquier grupo con una sola “verdad” en su interior. Porque a eso le seguirán el aislamiento, la inmersión total en el grupo y el lavado de cerebro, y el resultado será la explotación y el control. Ojalá me hubiera llegado esa información cuando yo era una joven idealista.

Lamentablemente, casi 25 años después de que me fui de mi grupo, los jóvenes siguen siendo ignorantes acerca de cómo funcionan las sectas, y sabemos que van en aumento. La mayoría de la gente piensa, ‘Ah, ya, pero eso no me pasaría a mi”, y aquí es donde se equivocan. Las sectas son inteligentes, y utilizan técnicas sofisticadas para desgranar la mente de las personas. Es una forma de violación psicológica. Usted no está en su estado normal de la mente, está agotado, asustado y solo, y cuando se puede experimentar algún momento de claridad, no hay tiempo, ni tampoco nadie con quien pensar. Yo era la inteligente de la familia,  y me acabaron metiendo dentro. Le puede pasar a cualquiera.