Carta de Conny Larson a Sai Baba

Te pedimos, Baba, que te retires de la auto-proclamación de ser Dios y les confieses a todos que los engañaste, que tú eres un simple ser humano con deseos que quieren ser satisfechos como los tenemos todos.

Que estés tratando de cubrir tu homosexualidad muestra que eres débil y que no estás actualizado en lo que está sucediendo en el mundo de hoy. Hoy en día tenemos los valores humanos de las Naciones Unidas protegiendo la comunidad homosexual, esto es conocimiento público. No tienes que esconderte tras una máscara de Dios para satisfacer tus deseos. Tú eres tan carismático y encantador que podrías encontrar contactos con compañeros sin tener que engañar a niños y a un mundo entero. Sé audaz, Baba, como al fin lo somos nosotros, deja tus miedos, que el amor está ahí aun para personas como tú.

El mundo espera ansiosamente que bajes de tu trono Divino, al piso del verdadero servicio a la humanidad como un igual. Las personas que han cambiado el mundo como Mahatma Gandhi, la Madre Teresa, Nelson Mandela, Martin Luther King y muchos más, nunca necesitaron que se les viera como dioses. El ser servidores los satisfizo. ¿No es también tu aforismo, “Sirve a Todos, Ama a Todos”? en lugar de “Daña a Todos, Viola a Todos”, que es una tendencia que tú y tu movimiento tratan de justificar diciendo abiertamente que tus violaciones y tus acosos son de una naturaleza divina. Nunca te preocupaste por saber cómo nos sentíamos o que estábamos pensando. Nos dijiste lo que éramos y esperabas que aceptáramos tu definición. Lo siento, no podíamos, no si íbamos a vivir como seres espirituales.

Ya no decimos Sai Ram. Ahora decimos ¡SHIVA RAM! A sabiendas de que la verdad triunfará.

Sinceramente, con la esperanza de que esto mejore,

CONNIE LARSSON

Director del Instituto Kärnan

Tostebo Gods

61040 Gusum

Suecia