La historia de un monje de una comunidad budista

Mi experiencia NTK fue como comer una fruta dulce, pero envenenada. El sabor era dulce al principio; hubo momentos buenos y unas cosas buenas que he aprendido. Más tarde, el veneno empezó a arruinarme.

Me imagino que la NTK utilizara su estrategia usual para culparme, llamándome mentalmente o emocionalmente inestable o algo parecido – como lo han hecho tantas otras veces en el pasado.

Sin embargo, deseo expresar mi gratitud a Gueshe Kelsang Gyatso y a la NTK. He aprendido mucho y no quiero olvidar mis experiencias positivas. En realidad, al final mis experiencias negativas se convirtieron en algo bueno por yo aprender de mis errores y los de Gueshe-la y de la NTK – una gran enseñanza que aprecio mucho. Sin embargo, sería feliz si los demas podían evitar entrar en una situación tan devastadora, lo cual veo como una trampa espiritual.

Que el Dalai Lama, el que realmente se preocupa por el bienestar de los seres migratorios, tenga una vida muy larga y que todas sus oraciones y sus actos sagrados se cumplan.

Que Gueshe Kelsang Gyatso y sus estudiantes del pasado, del presente y del futuro alcancen el estado de la iluminación completa, que tengan fe en las Tres Joyas, sigan a los maestros auténticos y exulten en las diez acciones virtuosas.

Testimonio original en  http://www.newkadampatruths.org/?page_id=83. Agradecemos la traducción enviada por diversos ex miembros. Revisión del castellano de Miguel Perlado.