La historia de un monje de una comunidad budista

Paso a paso, fui absorbido por el sistema de la NTK hasta que estaba muy lavado de cerebro, engañándome a mí mismo y a otros. A todos solo nos preocupaba lograr «realizaciones,» estar dedicados a Gueshe-la, hacer lo que él decía y dar dinero, tiempo y energía a la NTK para acumular méritos porque sin merito, no habrá desarrollo ni realizaciones espirituales.

También me enseñaron que el Dalai Lama es poseído por un Mara (un espíritu maligno), está destruyendo el Budadharma puro y ha roto con su gurú raíz (esto implicaba que se irá al infierno, por supuesto) y que él está obligando a otros a hacer lo mismo. Así que comenzamos a organizar manifestaciones internacionales en 1996–1998. La NTK me convenció lo malo que era el Dalai Lama, tanto que empecé a odiarlo y convencer a otros de lo malo que era el Dalai Lama. Una monja me confesó de su odio hacia el Dalai Lama; otra destrozo a su imagen de él. Sin embargo, las protestas se volvieron muy agresivas y hostiles; me sentía muy incómodo.

Me enteré de que el último ser puro en la Tierra es Gueshe-la, y el Dalai Lama es un opresor maligno contra la libertad religiosa, no es más que un político ordinario y está destruyendo la tradición pura de la de su gurú raíz, Trijang Rinpoché.

Al final, me desperté en cuanto a las acciones unilaterales y las afirmaciones de Gueshe-la, cuando él echó la culpa a otra persona de todos los acontecimientos erróneos dentro de la NTK. Gueshe-la culpo por completo a esta persona, mientras a la vez afirmaba que él (Gueshe-la) no había hecho nada malo y que la NTK no había hecho nada malo. Me di cuenta de que esto no era el Dharma puro y que mi maestro y los métodos de Gueshe-la no concordaban con las enseñanzas budistas (por ejemplo, las Cuatro Nobles Verdades), ya que las falsas ilusiones son la causa del sufrimiento y las cosas están interrelacionados y son interdependientes y aparecen debido a que muchas causas y condiciones. Es imposible culpar a una sola persona para un conflicto. Al final, me di cuenta de que Gueshe Kelsang Gyatso no es ningún gran maestro budista. Él no ha entendido ni lo más básico. Y tomé la decision de dejarlo.

Más tarde, me enteré que yo no fui el único que tuvo estas experiencias, que parecía ser un síntoma de la NTK y general (las experiencias de otros monjes NTK aparecen en otras partes).