La historia de un monje de una comunidad budista

Me quise hacer monje después de leer sobre Las Cuatro Nobles Verdades. Aun en mi niñez, tuve el deseo de hacerme monje (aunque cristiano en esos tiempos). Buscando donde me podría hacer monje, me enteré de la Nueva Tradición Kadampa (NTK) por medio de un libro de Gueshe Kelsang [Gyatso], Manual de Meditación, y carteles sobre la NTK.

Mi maestro en la NTK, el representante de la NTK en mi país, me convenció que me mudara a vivir al centro NTK y que pagara un alquiler; para una habitación pequeña pagaba tres veces lo que pagaba para un piso completo. Cuando me quejé, él me dijo: “debes pensar en cuanto valoras tu camino.”

Cuando me mudé al centro NTK, tenía unos libros de Dharma, inclusive uno sobre la tradición de Dzogchen y otro del Dalai Lama (HHDL). Cuando mi maestro me vio con estos libros dijo: “aquí estudiamos libros de Dharma puros,” y miró con desaprobación a mis dos libros. Poco después de ésto, me enseñó los libros de Gueshe Kelsang y dijo: “éstos son libros puros de Dharma.” Luego me enteré del “peligro” de mezclar “el Dharma puro” con “el Dharma perjudicado,” según dice Gueshe Kelsang.

“El resultado horrible y desgraciado de no entender el Dharma puro y de seguir a enseñanzas engañosas que aparenten ser Dharma puro, es el sectarismo. Esto es uno de los mayores obstáculos al florecimiento del Dharma, especialmente en Occidente. Cualquier cosa que fomente una mente tan maligna y destructiva debe ser eliminada completamente y en cuanto antes” (Luz Clara del Gozo, Manual de Meditación).

Creyendo que ésto era la verdad, tiré éstos y otros libros de Dharma a la basura porque temía que pudiera destruir el Dharma puro por haberlo mezclado y de este modo “haber hecho daño a innumerables seres vivientes”. Posteriormente, dejé de leer otros libros sino eran los de Gueshe-la (Gueshe Kelsang) porque temía que contaminara la mente.