Experiencias de un ex devoto de Sai Baba

Carta de Jens Sethi a David Bailey. Original en Sai Guru

Hola David Bailey,

Les estoy dando una detallada narrativa de mis traumáticas experiencias con Sathya Sai Baba y espero que esto le pueda a ayudar a la gente a comprender de lo que él se trata. Todos los detalles son correctos y se pueden considerar un testimonio. Yo podría, y así lo haría, testificar lo siguiente ante una corte abierta.

Yo tengo 35 años y he estado interesado en lo espiritual desde mi niñez. Por mucho tiempo fui devoto de Jesús y del Padre Pío, entonces, después de leer “la Autobiografía de un Yogui” de Yogananda, me incliné hacia el sendero del yoga.

En octubre de 1988 me convertí en un ferviente seguidor de Sathya Sai Baba, y fui a Puttaparthi por primera vez en Septiembre de 1989. Desde entonces visité Puttaparthi todos los años y estaba totalmente absorto en el aura de Sai Baba. Yo estaba totalmente convencido de que era un Avatar y me hice tan devoto que estaba pensando y contemplando sólo en él todo el tiempo.

En 1989, leí “Señor del Aire” de Tal Brooke (un joven estadounidense ex-devoto que escribió acerca del abuso sexual de Baba con él), pero no le creí, pensé que este Tal sólo quería condenar a Baba. Yo simplemente estaban ignorando los hechos.

A lo largo de los años, estuve en cientos de darshans, pero nunca me había tocado una entrevista. En 1993 comencé a sospechar un poco debido al estilo de vida de Sai Baba y las actividades en el ashram. Todos los años veía costosos edificios nuevos y sentí que se estaba desarrollando una creciente comercialización. En 1996 vi a Baba saliendo del ashram en un costoso “Jaguar”” y otros coches caros como un “Mercedes” y un “BMW” de la línea más costosa. Pero yo aún creía en él como el avatar Kali de la era.

El 17 de enero de 1996, obtuve mi primera entrevista y el fue muy gentil conmigo diciendo cosas agradables como: “¡Yo te lo daré todo!”, mientras acariciaba mi cabeza. Me dijo: “Yo sé que no estás seguro acerca de tu vida y tu futuro, etcétera. También hay infelicidad por las mujeres. Yo lo sé, no te preocupes. También tienes malos pensamientos ¡eso no es bueno!. entonces me dijo: “Yo te doy todo lo relativo a la salud, la espiritualidad y la vida! Todo. Te doy amor infinito. ¡Tú y yo seremos uno!. Yo toqué su túnica y él puso su mano sobre mi cabeza diciendo ¡Te doy entrevista por separado!.