Mis años perdidos en un movimiento esotérico

Esta es mi honesta opinión basada en mi experiencia personal. Otros pueden haber tenido experiencias más positivas, usted es libre de buscar esos testimonios antes de formarse una opinión.

Como exmiembro de este grupo, quiero advertir a los demás de la forma en que vi las prácticas de este grupo. Este grupo se presenta como una organización cultural y educativa sin fines de lucro, pero he llegado a la opinión de que esto no es más que el rostro público y detrás de esta fachada es un grupo autocrático controlador que utiliza el miedo y la culpa para manipular a sus miembros.

Perdí muchos años en esta secta (a partir de aquí me referiré a mi estancia en este grupo, 12 años en total, como los “años perdidos”) y sólo ahora soy capaz de pensar con claridad y empezar a dar sentido a lo que le pasó a mi mente mientras que formé parte de este grupo coercitivo y manipulador.

1. Su punto de vista es que el mundo es corrupto y está dominado por las fuerzas del mal y la magia negra. Su grupo es el único que puede ayudar a la Humanidad. El fundador y gurú / maestro del grupo es Samael Aun Weor, del que se dice que es la encarnación terrenal del Arcángel Samael. Es decir, es el Avatar, Sabio y Cristo de esta Era. Escribió más de 60 libros, todos los cuales son dogmáticos, incuestionables y considerados como un evangelio por sus seguidores. El grupo le venera a él y a otros maestros como dioses en la Tierra y nadie cuestiona la autoridad de sus enseñanzas. En relación a otros autores que hubieran podido escribir sobre la Gnosis, de ellos se dice que “no despertaron”, por lo cual sus libros son los únicos que contienen la verdadera enseñanza.

2. No se recomienda el matrimonio fuera del grupo. El matrimonio dentro del grupo es el más puro.

3. Se alienta a no tener demasiada vida social fuera del grupo, no se habla abiertamente, pero es sutilmente recomendado.

4. Su grupo es el más puro, todos los demás se desviaron o se presentan como grupos fracasados, disidentes, etc.