¿Qué hacemos?

La asociación centra su actuación sobre el ámbito del sectarismo destructivo, como una modalidad de abuso psicológico.

La noción de abuso psicológico describe un tipo de relación en la que se establece un vínculo de dominación hacia el otro que termina resultando dañino emocional y psíquicamente; no incluye necesariamente el abuso físico, aunque diversos estudios indican que el abuso psicológico puede ser la antesala del abuso físico.

La delimitación de la noción de abuso psicológico todavía no dispone de unos límites definidos que permitan acotarlo con absoluta precisión. Debido a estos límites borrosos, el abuso psicológico ha recibido diversos nombres en la literatura especializada: agresión psicológica, violencia psicológica, maltrato psíquico, abuso emocional, manipulación psicológica, acoso moral, etc.

Las áreas en las que trabajan los profesionales asociados a la AIIAP, son varias:

  • El abuso psicológico en relaciones de grupo, es decir, aquel que se observa en dinámicas de sectarismo y otras similares, en las que el adepto termina sometido al grupo.
  • El abuso psicológico entre dos personas, cuyo máximo exponente es la violencia en la pareja o diversas tiranías domésticas, pero que también es posible observar en otras relaciones duales (p.ej., situaciones de pseudoterapia, situaciones de fraude moral, coaching coercitivo, etc.).
  • El abuso psicológico en relaciones escolares, el bullying, donde el menor queda expuesto a la dominación y burla de los demás, con consecuencias devastadoras para la autoestima del joven.
  • El abuso psicológico en relaciones laborales, el denominado mobbing, donde encontramos formas de organización empresarial que se acercan a lo que observamos en algunas formaciones sectarias y en donde se exige una obediencia incondicional que puede terminar vulnerando la integridad personal.
  • Igualmente, nos interesamos por nuevas modalidades de abuso que quedan vehiculizadas a través de Internet, ya sea a modo de ciberbullying o grooming, o cualesquiera otras vertientes que terminen implicando una relación de dominación y abuso de la debilidad.